Lecciones de una vocera #speaker, que con solo cinco años llevó su mensaje al Papa

         Sophie: la niñita vocera de los inmigrantes

La niña mexicana que se saltó la seguridad para dar una carta al Papa

¿Recuerdan a Sophie Cruz, la niñita hija de inmigrantes mexicanos que vulneró la seguridad del Papa Francisco y le entregó a él el mensaje con las preocupaciones en materia de migración, enviado por su comunidad?

Pues en ese momento, su ternura, valentía y el deseo de abrazarla casi hacen que pase de vista las extraordinarias lecciones que me daba acerca de cómo llevar un discurso-mensaje de manera efectiva, y de cómo fue exitosa en su rol de vocera en el cumplimiento de ese ABC que utilizamos en las cátedras de comunicación oral y media training para persuadir, impactar, enamorar a las audiencias y hacer que nuestro discurso haya sido memorable.

Coloco aquí algunas reflexiones que hice para mi cuenta en Twitter: @rosariomedinag, en ese momento,  y que les comparto a seguidas:

  • Sophie, la vocera de los inmigrantes ante el @Pontifex, Papa Francisco: Se las ingenió y logró el objetivo.
  • Llevó su discurso aprendido, aunque lo dijo a su oído, se nota que improvisó las palabras pero la idea llegó y trascendió a los medios de comunicación.
  • Fue efectiva en la transmisión de su mensaje clave ante @Pontifex, Papa Francisco. Ese mismo día, fue parte del discurso central del prelado católico ante las autoridades políticas y gubernamentales norteamericanas.
  • #Leccionesdeunaspeaker: Llevó su discurso escrito, no solo improvisó. Es genial esa vocera. #Voceradeinmigrantes ante @Pontifex
  • Encantó a su público: el @Pontifex, quien luego reproduce el pedimento de ésta ante la audiencia. Ella capitalizó su acceso al tomador de decisión católico más influyente. #Voceradeinmigrantes.
  • #Leccionesdeunaspeaker: influenció a la opinión pública y sirvió como representante a la organización defensora de los derechos humanos denominada Full Rights for Immigrants Coalition (Coalición para los derechos de los inmigrantes), para colocar el mensaje y lograr el impacto mediático planificado. A eso llamo innovar en estrategia.
  • #Leccionesdeunaspeaker: logra que los medios viralicen su mensaje, los captó con su hazaña, los encantó.
  • Su vestimenta fue congruente con el mensaje clave, ella llevó el pedimento de su raza y de sus ancestros. Como ellos se vistió, lo cual es muy importante a la hora de poner en escena un discurso, la congruencia o relación entre el contenido, el lenguaje no verbal y el lugar o stage. Esto apunta directamente a ganar credibilidad en la audiencia. La BBC.Mundo la describió así: “Con pelo negro recogido en dos trenzas y un colorido huipil, la pequeña Sophie Cruz se convirtió en una de las protagonistas del primer paseo del papa Francisco en el papamóvil por Estados Unidos”. #Voceradeinmigrantes.
  • Encantó a los públicos: queríamos abrazarla por valiente, osada y firme. Este es el momentum culmine que cualquier orador quisiera lograr.
  • No la olvidaré jamás. Me conquistó, impactó e hizo trascender su mensaje. Ese debe ser el objetivo ulterior de un orador. La amé.

El Pañuelo blanco de la Comunicación

Almagro, foto Rosario Medina G

Evidentemente, en un intento de levantar el “pañuelo blanco”, Luis Almagro, Secretario General de OEA en la Asamblea General de Organismos Electorales utiliza en su comunicación mensajes para aligerar tensiones con el gobierno dominicano, sentados todos en la mesa principal. Como mensaje clave habla de respeto a las políticas migratorias desde el organismo que lidera, y como un recurso emocional para conectar con un público del cual no es objeto de afecto, cita la ocasión en que Dominicana fue invadida por última vez, garantizando que ante el compromiso de su gestión y del organismo internacional, “eso no volverá a pasar”.Como respuesta al recurso discursivo, recibió durante la actividad organizada por la Junta Central Electoral, un aplauso que pensé nunca iba a escuchar en medio de la situación actual.

‪#‎oea ‪#‎políticamigratoria ‪#‎comunicaciónpolítica ‪#‎eleccions ‪#‎elecciones ‪#‎associationofworldelectionsbodies @juntacentralelectoral ‪#‎organismoselectorales

Colaborador Comprometido: causa social respaldada

Publicado en el Blog Empresas Responsables RD

Involucrar a los colaboradores en la causa de responsabilidad social corporativa deja resultados tangibles y medibles al modelo de gestión empresarial. Rosario Medina Gómez Comunicación Estratégica y corporativa…
empresasresponsablesrd.wordpress.com

 El compromiso de una empresa frente a su entorno y contemporaneidad se expresa de múltiples maneras; una de ellas siendo primordialmente responsable con el desarrollo y bienestar de sus colaboradores o empleados, y luego con el involucramiento del entorno o comunidad donde opera. Nada de esto se da satisfactoria y exitosamente si no cuenta con empuje, la milla extra y el compromiso de los empleados.

 Para articular un involucramiento de los colaboradores, y que esto tenga repercusión en indicadores de gestión de la responsabilidad social, debe  ocurrir como resultado de las estrategias de comunicación interna, que se encarga de involucrarlos y motivar su integración.

Las empresas más comprometidas, esas que inspiran a querer formar parte de su staff no son aquellas que más visibilidad y relaciones públicas les hacen a su causa social o de responsabilidad social; son las que auténticamente ponen en ejecución su nivel de compromiso, y además,  lo comunican efectivamente. Y uno de los medios más impactantes, que genera mayor reputación a la causa es el colaborador involucrado, identificado con la misma.

En la actualidad, por los niveles de exigencias respecto al compromiso empresarial que rigen internacionalmente y la presión que genera la competencia, aunado a la necesidad de trabajar la proyección de la imagen empresarial, no es rentable ser “claridad en la calle y oscuridad en la casa”, o sea,  orquestar y promover una causa social en la que solo participen los públicos o stakeholders externos. De  no comenzar por la casa, o sea la empresa, la acción social no ganará la total credibilidad.

Un grave error que cometen muchas empresas, todavía, es no involucrar en su causa social a su brazo más fuerte: los empleados. Alguien se acerca a sus colaboradores y les pregunta por las actividades que ejecutan e cualquier renglón, medio ambiente, educación etc. y muchos no saben contestar.

Involucrar a los empleados a través de un programa estratégico trae resultados evidentes y medibles en el relacionamiento con ese público meta; además con la acción se alinea a los ejes de comunicación interna relativos a integración, motivación y fidelización de los mismos.

Para lograrlo es importante la articulación estratégica, que ella responda a una planificación alineada a los objetivos del negocio vinculados a  motivación, capital reputacional, posicionamiento y creación de una imagen positiva.

Es imprescindible que se involucre a los empleados desde la creación de la causa, asimismo, en la elaboración de políticas claras para transparentar su involucramiento y en la creación  de los procesos a través de los cuáles se llevaría a cabo el respaldo de los socios o colaboradores.

El impacto del involucramiento de los empleados, además  de elevarles el autoestima, desarrollar otras habilidades, competencias técnicas y de proporcionarles satisfacción y bienestar, lo que muchos expertos llaman en la postmodernidad, felicidad laboral, tiene una implicación estratégica de desarrollo económico, local y regional.IMG_2620

Es de tan relevante importancia, que según recoge en un reportaje de 2014 el periódico vespertino El Nacional, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD),  señala que “se hace necesario la promoción e inclusión de los sectores productivos privados de la nación en la formulación y ejecución de iniciativas de lucha contra la pobreza, por medio de la generación de incentivos a empleados que participen como voluntarios corporativos para impulsar el desarrollo estratégico y la erradicación de la pobreza”.

Al volver a los resultados o al retorno sobre la inversión (ROI) de involucrar a los empleados a través de la comunicación interna en la acción de responsabilidad social empresarial, se debe citar que además sirve como tangible de credibilidad para mostrar la real filosofía institucional, que ayudará de cara a una situación difícil o crisis de imagen. Cuando está involucrado, el empleado es el primero en sacar la cara por la empresa, testificando con el “boca a boca” y con la lealtad tanto en su desempeño y defensa pública, como en el respaldo a dicha empresa de parte de sus familiares y allegados.

A continuación, se pone a disposición varios referentes, locales y extranjeros, de programas y acciones donde se involucra a los empleados como parte de la estrategia de responsabilidad social empresarial integral:

Caja mar

Copa Airlines

AES Dominicana 

Banco Popular Dominicano

Cemex Dominicana

Voluntariado Unibe

Claro Dominicana

En la República Dominicana cada vez se ven más iniciativas en este sentido, las publicaciones en los medios de comunicación reseñando el lanzamiento de un programa o voluntariado evidencia la recurrencia empresarial en la práctica.

Sin embargo, todavía falta que se sumen más a ese compromiso que no es un gasto, ni una pérdida de tiempo. No es ser (bueno o nice) es ser socialmente responsable contando con el Compromiso de un colaborador fidelizado.

Sonar no es lo que vende

vectorstock_92611

En estos tiempos en que la gente se ha metido rauda y veloz a la activa vida de los medios de comunicación, sobre todo a los digitales, como si allí les estuvieran asegurando el éxito o les esperara ya formada la empresa que siempre anhelaron tener, se hace más evidente la falta de la guía que les indique cómo hacerlo, porque muchas de las prácticas que ejecutan artistas, productos y hasta empresas deben ser revisadas notándose en su accionar que llegaron allí de oído, por sonar sin ninguna reflexión que los acompañara o los “librara de todo mal”. Sonar no es lo que vende, la estrategia y la ejecución de ellas es lo que hace generar ganancias integrales a largo plazo.

Y en esas incursiones por sonar o estar in, han hecho suyas “estrategias” o acciones que han venido formando una imagen o marca que a la larga, en lugar de generarles beneficios, los perjudica.
Asomarse a los periódicos y a algunas cuentas de redes sociales, hablan de ello. En estas últimas muchos han tenido más éxito imitando lo que hacen los demás, empero en la gestión con los medios de comunicación ha sido recurrente utilizar cualquier tema para aparecer en ellos y “sonar” sin que haya un cálculo de si responde a la imagen o producto que se desea construir en el tiempo. Solo han “visto” si así se le puede llamar, cuánto los va a dar a conocer, el aumento de la aparición en los medios masivos sin siquiera tener contemplado cuánto será el tiempo que les dure el efecto.
Una de las acciones a las que recurren algunos artistas es la regeneración de controversia para sonar, muchos de ellos saliendo del horno sin una preparación formal de la expresión artística que venden. Teniendo el talento que está “pegado” en el momento se hacen asesorar de manejadores empíricos que solo le llevan a ellos mismos la valentía del atrevimiento, razón por la cual se ven incurrir en atrocidades que emulan de algunas ejecutorias de la industria del entretenimiento norteamericana, y sin ningún juicio o confrontación de valor, se lanzan a implementarlas.
Muy apropiada la frase de Jef Richards, profesor de Comunicacion de la Universidad Austin y citada por un artículo de Puro Marketing, al reflexionar que “La creatividad sin estrategia se llama arte”. Eso pasa con muchos productos comerciales y con artistas de RD.
En el caso de algunas marcas, se mantienen por años de espalda a la gestionar la comunicación con el carácter profesional que manda, un día se despiertan y ven que su competencia suena en las redes sociales, lo cual los hace meterse en ellas de sopetón, sin estrategia, sin conocer los protocolos y los criterios de perfiles, tono, ritmo y comportamientos que deben tener, solo como los monos, hacen lo que otros hacen.
Y si de eventos que genere visibilidad se trata, la cuestión se complica. Porque si la tendencia es hacer carreras con perritos, por así decir, se les multiplican las invitaciones a los editores para cubrir las competencias de los caninos, sin calcular el debido alineamiento con la naturaleza de los productos, servicios, etc.
Peor sucede con muchos artistas, estos van más allá. Ya todos conocen el poder del mediatour, sin reparar antes que para ello se debe tener un nuevo tema, nueva producción, anuncio de concierto o espectáculo o la adhesión a alguna causa social, para citar ejemplos. A veces se lanzan, solo por hacer ruido, a gestionar apariciones que cada una tienen en su participación un tema diferente, evidenciándose falta de una focalización en sus mensajes y en mismo objetivo que da origen a la aparición.
Otro recurso altamente perjudicial son los que incurren en hacer del escándalo una “estrategia”, acción inmediatista que les proveerá visibilidad y aumento en la exposición, pero que trae con ella el efecto boomerang, o sea, el mismo impacto en afectación negativa.http://es.wikipedia.org/wiki/B%C3%BAmeran

vectorstock_50452

A la larga, desnudarse, faltarle el respeto a una figura connotada y de gran credibilidad, revelar sus inclinaciones sexuales, dejar que publiquen fotos con desnudos por paparazzi o desconocidos, insultar en una red social, maltratar a los animales públicamente, recurrir a la violencia con la pareja o admitir que se consume algún tipo de estupefaciente, le hará ganar un par de columnas por pulgadas o segundos en la radio y la televisión, pero asimismo, le irá aportando negatividad a la imagen que da al público y las empresas patrocinadoras.
Y como en República Dominicana hay una tendencia a hacer “bench marking”, para llamar eufemísticamente a los que copian, traigo a memoria algunos casos sonados, con un efecto postrero que ha sido devastador para sus protagonistas.
Casos:
Beso Madonna – Britney Spears y Cristina Aguilera en los TMV
Hace diez años, y a Spears y Aguilera no les ha podido ir peor. Ganó la industria que llevó a sus bolsillos millonadas con la afectación de la imagen de dos artistas.
Golpiza propinada por Chris Brown a Rihanna: ella publica las fotos en las redes sociales, y aunque aumentó la cantidad de followers, se desacreditó retomando la relación con el rapero posteriormente.
A Justin Bieber se le va la mano con un comentario racista, hecho por el cual pide excusa y dice que fue un “error infantil e inexcusable”. A pesar de que ese día tuvo mucha aparición mediática, a cualquiera no le gustaría atravesar por una controversia que la sociedad de hoy públicamente rechaza.
Lady Gaga y Kelly Osbourne ventilaron sus problemas en Twitter. Estas dos luego de atacarse, vieron que se les fue de las manos y Gaga trató de disculparse como un recurso para detener el efecto negativo que estaba creando la pelea.

En fin, estar presente en las publicaciones y comentarios de los medios a expensas de comportamientos y acciones negativas, a corto plazo le podrá generar lo que busca, pero a proyección le producirá peor daño a su carrera, producto o servicio.

La buena comunicación es rentable.

Renée Zellweger y el “El auténtico valor de la imagen”

Cambio3

“El primer paso es moldear tu marca de acuerdo a tu verdadera personalidad”. Robin Fisher Roffer.

Toda imagen e identidad siempre tiene un rostro. Ese puede ser una linda cara, un logo, trazo, color, pero siempre es algo con que hacer la identificación visual que respalde a la figura abstracta. Por el tema en interés es apropiado tomar prestado el título de un super best seller de manejo de imagen personal, escrito por la famosa norteamericana Robin Fisher Roffer:  “El auténtico valor de la imagen”.

Hoy, salta la duda de si con el nuevo rostro, que por encargo, se ha agenciado Renée Zellweger, ella pondría fin a una identidad, que compraron millones de románticos y que se constituyó en una de las caras del romanticismo cinemátográfico del Holywood contemporáneo.

Para apoyar las reflexiones que a nivel de manejo de imagen provoca la publicación del estreno del nuevo perfil facial de la actriz estadounidense, se acudirá a una fuente referencial elemental Word Reference, que encaja de manera acertada en las interrogantes a nivel de comunicación estratégica, levantadas por el cambio radical de la rubia encantadora. Este diccionario digital reseña como Identidad al “Conjunto de rasgos o informaciones que individualizan o distinguen algo y confirman que es realmente lo que se dice que es”.  Ahora,  viene la pregunta, ¿es o no es Renée?

Partiendo del contexto de gestión de imagen personal, hasta qué punto le afectará a la diosa del Diario de Bridget Jones el cambio total en su apariencia. ¿Ella es lo que dice que es? Cómo el público, y por consiguiente,  la industria tomará a nivel de negocios nuevas decisiones que impacten la carrera de la actriz. O ella, como un producto,  tiene la prerrogativa de transformarse y desaparecer a la protagonista ya posicionada, como si fuera un personaje de una novela de ficción.

Oh, la cuestión debe ser, ¿la nueva Renée podrá seguir encarnando los personajes que la catapultaron a ser referente de la comedia –romántica consumida por millones de mujeres de los diferentes continentes, siendo ahora otra?

La identificación de los rasgos representativos de la persona, de manera tangible e intangible va acompañando la evolución y escalamiento como figura, personaje , y por qué no, como empresa. Haciendo un símil con el mundo de los negocios, eso mismo le puede pasar a un producto de consumo masivo o una organización que de golpe y sin generar una transición paulatina, le cambie el empaque a su identidad, elemento por el que los clientes le solían preferir o consumir.

Después de la intervención estética, la chica de eterna carita de niña buena, con expresión de mujer cotidiana que se podía conseguir en cualquier ciudad, ya no está. Como hará que encaje el nuevo semblante con el crecimiento y posicionamiento de los personajes cálidos, amorosos, sensibles y cómicos que crearon los directores holywodenses para ella. A consecuencia, ¿toca cambiarle las caracterizaciones? Ya no es la misma, por lo tanto, los parlamentos no encajarán igual.

Si no es así, corresponde empezar una estrategia de posicionamiento que contenga intensidad y compulsividad de apariciones, para que el consumidor, que es el público pueda asimilar y posicionar su nueva identidad en su top of mind como parte de las actrices preferidas. Y a la industria, ¿cómo le sienta el tema? Porque ese mercado empresarial que ha invertido en imponerla como identidad y caracterización de esos personajes,  deberá empezar desde cero a dar a conocer a la nueva señora, para lo cual deberá confeccionarle otros protagónicos acordes a su nueva visual.

Luego de analizar los indicadores y variables característicos de la gestión de marca personal tales como afectación de imagen, desvalorización del talento, colocación de la estrenada faz, se cierran las interrogantes recomendando lo que sugiere una experta y su extraordinario libro, Robin Fisher Roffer, en el Auténtico Valor de la Imagen : “el primer paso es moldear tu marca de acuerdo a tu verdadera personalidad”.

La forma que hace perder la razón

De Don Miguelo a José Antonio Molina; y  la desnudez como una manera de llamar a la atención

vectorstock_92611

Desde los antepasados, muchos carentes de títulos académicos, siempre se escucha la expresión: “las formas no se pierden”. Esto se ve a diario en las acciones de comunicación política, estratégica, de crisis o simplemente de comunicación personal.

Puede ser injusto, pero así son las cosas. “Percepción es realidad”, una máxima de la comunicación acuñada en la contemporaneidad para  indicar que muchas veces lo que se percibe, por ser expresado por una mayoría, aunque sea falso pasa a ser parte de lo “real” de un personaje, servicio, empresa, institución o simplemente de una persona.

Dos casos criollos para evidenciarlo: el “Género Urbano no es música y su letra es un veneno para la sociedad” con la respuesta del  famoso intérprete del ritmo urbano dominicano, Don Miguelo al Director de la Orquesta Sinfónica Nacional, el laureado internacionalmente José Antonio Molina, al llamarlo ”imbécil”.http://eldia.com.do/reguetonero-don-miguelo-llama-imbecil-al-director-de-la-sinfonica-nacional/ .

Y el otro, la convocatoria a la protesta “Únete y desnúdate” http://acento.com.do/2014/actualidad/8161370-jovenes-lanzan-campana-unete-y-desnudate-en-protesta-contra-impuesto-a-la-compra-por-internet/ en contra de un nuevo gravamen a la compra por Internet”, ambos serán utilizados como reflejos de que al utilizar las formas incorrectas  la empresa, el individuo o a quien corresponda la razón o la verdad, la puede perder debido a cómo aborde la discusión.

En las formas de expresarse o de comunicarse  de un ser humano intervienen los elementos que forman la conducta, desde que el esperma fecunda al óvulo,  lo genético, ambiental  y lo aprendido. Es por ello que los expertos de la Programación Neurolingüística http://www.monografias.com/trabajos10/neuro/neuro.shtml se afanan en demasía para que los futuros padres entiendan que desde producida la fecundación, los seres humanos empiezan a grabar programas negativos y positivos, que luego influirán en su conducta y en cómo van a jugar su papel en la sociedad.

Muchas veces, se deja responder a la ira, la rabia contenida y a las formas limitadas y nada positivas que proporciona la irracionalidad, y se pierde la batalla que estaba para ser una pasada. Algo parecido a los siguientes casos.

Caso Don Miguelo  (Intérprete urbano, posicionado nacional e internacionalmente. Su más reciente éxito “Como yo le doy” es en colaboración con el artista Pitbull, uno de los latinos más cotizados)

Si bien es cierto que lo producido por sus colegas está matizado irrefutablemente por la falta de acceso a niveles formativos y a la discriminación que esta sociedad ejecuta  por default con los empobrecidos,  y que el producto que generan como expresión artística popular es fruto de éstos y otros factores, no menos cierto es que ha arruinado la defensa con la forma en que presentó su argumento.  El tiene una pieza valiosa en sus manos, una mayoría a la que no tiene que hacer mucho esfuerzo por convencer. Sin embargo, con el manejo de expresiones violentas, irrespetuosas y negativas empaña una exposición que pudo ser genial. Pudo manejar el discurso “Ellos también son parte de la evolución de la música popular y sus aportes servirán a la construcción de la identidad”,  y así  colocarse como cabeza  defensora de su género, carente de un direccionamiento y, verdaderamente,  de unas letras que los lleven a trascender  en el tiempo.

Pero falla al presentarse sin asesorarse o por no pedirle consejo a algún conocedor.  Y con la forma en cómo lo dice, difícilmente tendría el resultado que desea, que es poder influir para que esos intérpretes como él, que vienen de lugares discriminados y desfavorecidos económica y culturalmente,  reciban la responsabilidad del Estado identificando sus talentos desde niños y encaminándolos a una formación que luego les permita ser exponentes dignos de cualquier  área o  género del arte que elijan, y que pudieran ser conscientes de su rol, como pasa con Residente de Calle 13, La Mala Rodríguez, etc.  Estos últimos entienden  como  él  su rol de expresión urbana pero lo asumen desde una perspectiva en la que su aporte, debido a la forma, no se pierde o se rechaza sino que genera adeptos.

Es la forma, lo que a Don Miguelo le desfavorece, aunque el hecho de colocarse en una polémica con Molina que ha dirigido a orquestas sinfónicas del mundo, y a eventos referentes como Pavarotti And Friends le pueda aportar “sonar” en la prensa local por un rato. Sin embargo, su abordaje le asigna un alto porcentaje de quitarle la razón en un pleito que él pudo ganar con una armadura diferente y con un lenguaje más propositivo y respetuoso.

Porque hasta pudo llamar al director clásico a unirse para gestionar un programa en el que sus compañeros y los que vienen detrás, puedan tener contacto con lo que hasta ahora, no han podido disfrutar.  Porque en el hijo de Papa Molina encontraría receptividad, un ejemplo de ello no es solo el arte popular que le viene en la genética de su madre, bailarina folklórica y de su padre, maestro de orquesta, sino de las iniciativas que tuvo en los inicios del primer gobierno de Leonel Fernández cuando llevó a El Capotillo la Orquesta Sinfónica Nacional.

Caso Únete y desnúdate

Suerte parecida pueden correr los activistas convocantes de una de las actividades de animación organizada para rechazar la medida de la Dirección General de Aduanas,  de colocar un arancel a las compras menores de 200 dólares por Internet, denominada Únete y desnúdate http://acento.com.do/2014/actualidad/8161370-jovenes-lanzan-campana-unete-y-desnudate-en-protesta-contra-impuesto-a-la-compra-por-internet/”.  Valerosa,  responsable con su rol de jóvenes,  emplazados  a disentir. Otros que tienen mucho de ganar por el rechazo provocado en la clase media-media-alta la medida fiscal, empero, para una sociedad eminentemente “conservadora” cuando le favorece serlo y con poses como la dominicana, esta forma de llamar a la atención no es asertiva.

Debido a las posiciones y al momento social por el que atraviesa RD, esta puesta en escena de una genuina y respaldada causa podría llamar más al morbo, caos y al escándalo, corriendo  el riesgo de quedar desacreditada. Con lo cual, este empaque afectará al fondo, y se podrían quitar la razón en lugar de ganarle al  voraz “fisco”.

Nunca está demás recordar:

-Para reaccionar o expresar  una posición acerca de un tema público es preferible buscar asesoría antes

-Piense antes de hablar

-Las posiciones, sobre todo si van a ser públicas y de carácter social,  deben responder a una  articulación y estructuración de argumentos para lograr un discurso impactante

-La reacción emocional no colabora con la persuasión y la generación de aliados

-Para ganar la razón se debe mantener la cabeza fría

-Los recursos de violencia verbal y agresividad solo logran perder la batalla

-Los movimientos y articulaciones sociales deben generarse bajo una estrategia, que haya definido previamente el impacto de las acciones y los efectos de implementarlas

– Que a veces, los recursos de expresión pueden generar tanto ruido que opaquen el contenido que se desea posicionar, y si eso pasa, se ha perdido el tiempo y la reputación en el intento

La violencia, el emplazamiento nunca serán los mejores instrumentos, en primer plano, para convencer acerca de la verdad que se desea mostrar.

Una palabra errada desata una guerra; la apropiada salva vidas

La asertividad no es tan fácil de conseguir, sin embargo, es más efectiva. Curar las heridas que tiene el alma es un gran paso para acompañar a la técnica para lograrlo, porque depende mucho de la conducta.

vectorstock_1786436

Un gran ejemplo de la contundencia de la asertividad en la comunicación me lo proporcionó  un caso cercano con el que debí  lidiar, y del cual debía encargarme sí o sí, además de salir airosa porque este rol no me sería relevado en el tiempo.

Es un retrato de lo que a diario puede involucrarnos en el relacionamiento familiar, laboral e interpersonal. Uno de los interesados me llama para comentarme que se siente herido, olvidado y lastimado por el otro, a quien entiende se lo ha dado todo. Evidentemente, están involucradas emociones, ellas muy peligrosas a la hora de poder actuar con racionalidad.

Su relato me estremece, y al ponerme en tono de empatía no dejo de lado la escucha activa, lo oigo detenidamente, incluso al oírlo llorar le hago intervenciones mínimas para que me arrojen elementos posteriores para desenredar la madeja. Algunas preguntas bastaron, cómo qué le dijiste al comunicarte con la persona que te hirió, de inmediato me comentó: “La llamé y le cuestioné por qué no me llama, no saca tiempo para dedicarme;  me desahogué y le dije que no entendía el por qué de su indiferencia, y que lo último que esperaba en la vida era que se desentendiera de mí, porque se lo dí todo”.

Para poder buscar la conciliación, que era mi interés  final, abordé a la persona  del otro lado de la discrepancia. En lugar de contarle lo que su antecesor me había revelado,  le pregunto cómo estaba y si tenía mucho tiempo sin saber del personaje en cuestión, para evidenciarle que deseaba hablarle del tema, eliminando todo los ribetes que pudieran darle otra connotación que no fuera la búsqueda de la armonía.

De su lado, – ésta se abrió- y de manera que sonó muy genuina- exclamó  “pero el problema es que siempre me llama en tono insultante y acusador, me trata como si fuera una niña. Las últimas conversaciones siempre son peleando, y le dije que prefería que habláramos luego porque no nos entendemos – ah, y  ahora te lo digo a ti- que esa persona no sabe por el mal momento que atravesaba  cuando conversábamos”.

Cómo  acabó la historia? A la primera le comenté que había que cambiar la forma, que si en el fondo sentía esas emociones, debía ser más asertiva al expresarlas, porque haría una enorme diferencia cambiando la manera de decir, por ejemplo, “Tu ya no me llamas ni sacas tiempo para mí” por Hola, cómo te va. Tienes tiempo para hablar?, hace mucho quiero decirte la falta que me hace comunicarme contigo, que extraño las cosas que antes compartíamos, que si le es posible que saquemos un tiempo de vez en cuando para juntarnos, porque no saber de ti me dá tristeza.

A la increpada, le traduje de manera asertiva, lo que el corazón de su interpelador realmente reclamaba, que echara fuera la forma y que interpretara que se reducía a querer tener cerca al ser querido.

Este no es un ejercicio fácil, lo digo por experiencia, sin embargo, cambia totalmente el resultado de la conversación.  No es lo mismo agredir al expresarse que persuadir y comunicar asertivamente lo que se desea.

 Moraleja

-Se necesita actitud sincera para cambiar

-Doblegar el carácter

-Tratar de identificar las emociones que se están experimentando

-Ver si la expresión es negativa o agresiva

-No utilizar tono imperativo al hablar, en cambio, manejar expresiones como  podrías, por favor,  gracias, etc

-Colocar lo positivo antes de lo negativo al responder o retroalimentar

-Recordar que si con quien se conversa es objeto de afecto, se trata de ganarlo y no perderlo

-Tratar de variar el tono de “Guerra” a “Armonía”’

-Buscar las actitudes de madurez  y no atrincherarse como niños

-Ponerse por encima de la circunstancia

-Verificar si con lo expuesto se hiere, lacera, crea más problemas o  ayuda a resolver la situación

-No meter más ruido a la situación trayendo hechos pasados que complican

-No utilizar chantaje ni agresividad psicológica con las expresiones

-Intentan hacer algo que no confronte ni descalifique

-Aunque se tenga la razón y toda la rabia para contestar, es mejor tomar aire y contar hasta diez

Rosario Medina Gómez

Ver más:

http://www.psicoterapeutas.com/pacientes/asertividad.htm