Si va a gestionar Comunicación por completo no le llame sólo relaciones públicas

Si usted desea que un hijo pueda ser destacado en su profesión, grande y trascendente, no debe ponerle como nombre un diminutivo. Es lo que pasa cuando le coloca al área o departamento que le corresponde gestionar estratégicamente la comunicación la nomenclatura en la estructura organizacional, Relaciones Públicas en lugar de Comunicaciones o Comunicación Estratégica.

 

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

En la comunicación una parte del todo, no puede ser lo que predomine sobre lo general. Eso pasa cuando se le llama Relaciones Públicas, Publicidad o Marketing a un área que debe gestionar como sombrilla madre a todas las demás, por lo tanto, debe llamarse Comunicación, Comunicaciones o Comunicación Corporativa.

Aunque la comunicación, ya sea estratégica, social o corporativa es una ciencia aún en ciernes y que constantemente cambia producto de encontrar un marco, contexto y delimitación como las otras especialidades, no menos cierto es que ya hay parámetros, teorías y reglamentaciones que deben ser respetadas como pasa en la medicina, derecho o cualquier otra carrera “tradicional”.

Y en función de ello, el área que maneja las estructuras operacionales de la empresa, la dirección, presidencia o gerencia y Recursos Humanos, como buena práctica deben hacer consultas o benchmarking (intercambios de buenas prácticas) para asegurarse de que están colocando el nombre de acuerdo a la visión y proyección de crecimiento, y no empezar a limitarlo desde su nacimiento.

El hecho de que la gestión global de la Comunicación todavía se denomine Relaciones Públicas Modernas tiene su surgimiento por la década de 1920, cuando el sobrino de Sigmund Freud, el doctor Edward Bernays Freud las bautiza con este nombre. Hubo un tiempo en que la denominaron en la escuela norteamericana “Mass Communication Research”, luego, Public Relation y Comunicación Corporativa, Gobal Communication ya en los 90, surgiendo la figura que debe gestionarla en Francia: el Dircom.

Hay que hurgar, definitivamente, en las teorías para poder dar soportes entendibles y consistentes.

Es importante partir de que el área de Comunicaciones, Comunicación o Comunicación Corporativa tendrá que, de acuerdo a Linda L. Putnan, Joan Costa y Francisco J. Garrido, “generar y mantener una estrategia flexible para el largo plazo de todos los sistemas y subsistemas de comunicación en la empresa y con la sociedad. Aquí se visualiza es “Alma Mater”, bajo lo cual funcionan Comunicación Interna, Comunicación Externa (Comunicación de Crisis, RRPP, Responsabilidad Social Corporativa, Relaciones con la Comunidad), Protocolo, Marketing, Publicidad, Lobby, Publicaciones o Ediciones.Hay empresas en las que hasta los servicios de biblioteca y documentación reportan a Comunicaciones.

Para poder confrontar las diferencias y lo perjudicial de llamar el proyecto general con el nombre de una de las partes, es preciso definir las Relaciones Públicas (RRPP) por sus siglas en inglés, y para ello se acudirá a los expertos Eugenio Tironi y Ascanio Cavallo, en su libro Comunicación Estratégica “actividades estrictamente operativas al servicio de la alta dirección de las organizaciones : regalos corporativos, recepciones, fiestas, protocolo y funciones similares, que suponen a un profesional, sobre todo, con redes sociales amplias”. A esto agrego, la gestión de medios, que en la República Dominicana, suele ser denominada Relaciones Públicas.

Los autores citados, revelan en este libro que al denominar el área de Comunicaciones como Relaciones Públicas se ve afectada también porque la segunda es muy inespecífica. “En la medida en que las diferentes prácticas de las comunicaciones se Diferencian, la denominación Relaciones Públicas, que parecía abarcarlo todo, empieza a quedar obsoleta”.

Entonces, de acuerdo a lo que ya se ha expuesto la Comunicación Estratégica es más abarcadora, citando nuevamente a los expertos, “su tarea es definir los objetivos que las acciones de Relaciones Públicas persiguen y cómo se integran en una estrategia más global”.

Richard Laermer y Michael Prichiniello, en su publicación “Relaciones Públicas: ataque integral”, refieren como objetivos de la Relaciones Públicas, lograr que:

1- Las personas en un país o espacio determinado ansíen sus productos

2-Que le conozcan por lo eso que usted hace

3-Poder elevar el precio de sus productos

4- Dar a conocer sus preocupaciones sociales frente a sus vecinos, lo mismo que frente a sus representantes sociales

5- Establecer una nueva marca

6- En el caso de los artistas, por ejemplo, conseguir colocar en un álbum de oro llegue a las listas de popularidad

7- Desarmar a la competencia

Si hace un ejercicio de comparación podrá darse cuenta cuántos ejes, estrategias, tópicos atinentes a la Comunicación se quedan fuera de la sombrilla, sin trabajar, porque no los proyectó en la visión de esta gerencia.

Entonces, a partir de lo que ya ha leído, cómo quiere llamar a la gestión de la comunicación en su empresa, qué perfil desea, si el grande o se queda con el pequeño. Si tener todo el pastel, en términos de resultados de una visión estratégica o de conformarse con tener un pedazo y el mercado se encargue de cobrarle por ello? Respóndase usted.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s