El Pañuelo blanco de la Comunicación

Almagro, foto Rosario Medina G

Evidentemente, en un intento de levantar el “pañuelo blanco”, Luis Almagro, Secretario General de OEA en la Asamblea General de Organismos Electorales utiliza en su comunicación mensajes para aligerar tensiones con el gobierno dominicano, sentados todos en la mesa principal. Como mensaje clave habla de respeto a las políticas migratorias desde el organismo que lidera, y como un recurso emocional para conectar con un público del cual no es objeto de afecto, cita la ocasión en que Dominicana fue invadida por última vez, garantizando que ante el compromiso de su gestión y del organismo internacional, “eso no volverá a pasar”.Como respuesta al recurso discursivo, recibió durante la actividad organizada por la Junta Central Electoral, un aplauso que pensé nunca iba a escuchar en medio de la situación actual.

‪#‎oea ‪#‎políticamigratoria ‪#‎comunicaciónpolítica ‪#‎eleccions ‪#‎elecciones ‪#‎associationofworldelectionsbodies @juntacentralelectoral ‪#‎organismoselectorales

La forma que hace perder la razón

De Don Miguelo a José Antonio Molina; y  la desnudez como una manera de llamar a la atención

vectorstock_92611

Desde los antepasados, muchos carentes de títulos académicos, siempre se escucha la expresión: “las formas no se pierden”. Esto se ve a diario en las acciones de comunicación política, estratégica, de crisis o simplemente de comunicación personal.

Puede ser injusto, pero así son las cosas. “Percepción es realidad”, una máxima de la comunicación acuñada en la contemporaneidad para  indicar que muchas veces lo que se percibe, por ser expresado por una mayoría, aunque sea falso pasa a ser parte de lo “real” de un personaje, servicio, empresa, institución o simplemente de una persona.

Dos casos criollos para evidenciarlo: el “Género Urbano no es música y su letra es un veneno para la sociedad” con la respuesta del  famoso intérprete del ritmo urbano dominicano, Don Miguelo al Director de la Orquesta Sinfónica Nacional, el laureado internacionalmente José Antonio Molina, al llamarlo ”imbécil”.http://eldia.com.do/reguetonero-don-miguelo-llama-imbecil-al-director-de-la-sinfonica-nacional/ .

Y el otro, la convocatoria a la protesta “Únete y desnúdate” http://acento.com.do/2014/actualidad/8161370-jovenes-lanzan-campana-unete-y-desnudate-en-protesta-contra-impuesto-a-la-compra-por-internet/ en contra de un nuevo gravamen a la compra por Internet”, ambos serán utilizados como reflejos de que al utilizar las formas incorrectas  la empresa, el individuo o a quien corresponda la razón o la verdad, la puede perder debido a cómo aborde la discusión.

En las formas de expresarse o de comunicarse  de un ser humano intervienen los elementos que forman la conducta, desde que el esperma fecunda al óvulo,  lo genético, ambiental  y lo aprendido. Es por ello que los expertos de la Programación Neurolingüística http://www.monografias.com/trabajos10/neuro/neuro.shtml se afanan en demasía para que los futuros padres entiendan que desde producida la fecundación, los seres humanos empiezan a grabar programas negativos y positivos, que luego influirán en su conducta y en cómo van a jugar su papel en la sociedad.

Muchas veces, se deja responder a la ira, la rabia contenida y a las formas limitadas y nada positivas que proporciona la irracionalidad, y se pierde la batalla que estaba para ser una pasada. Algo parecido a los siguientes casos.

Caso Don Miguelo  (Intérprete urbano, posicionado nacional e internacionalmente. Su más reciente éxito “Como yo le doy” es en colaboración con el artista Pitbull, uno de los latinos más cotizados)

Si bien es cierto que lo producido por sus colegas está matizado irrefutablemente por la falta de acceso a niveles formativos y a la discriminación que esta sociedad ejecuta  por default con los empobrecidos,  y que el producto que generan como expresión artística popular es fruto de éstos y otros factores, no menos cierto es que ha arruinado la defensa con la forma en que presentó su argumento.  El tiene una pieza valiosa en sus manos, una mayoría a la que no tiene que hacer mucho esfuerzo por convencer. Sin embargo, con el manejo de expresiones violentas, irrespetuosas y negativas empaña una exposición que pudo ser genial. Pudo manejar el discurso “Ellos también son parte de la evolución de la música popular y sus aportes servirán a la construcción de la identidad”,  y así  colocarse como cabeza  defensora de su género, carente de un direccionamiento y, verdaderamente,  de unas letras que los lleven a trascender  en el tiempo.

Pero falla al presentarse sin asesorarse o por no pedirle consejo a algún conocedor.  Y con la forma en cómo lo dice, difícilmente tendría el resultado que desea, que es poder influir para que esos intérpretes como él, que vienen de lugares discriminados y desfavorecidos económica y culturalmente,  reciban la responsabilidad del Estado identificando sus talentos desde niños y encaminándolos a una formación que luego les permita ser exponentes dignos de cualquier  área o  género del arte que elijan, y que pudieran ser conscientes de su rol, como pasa con Residente de Calle 13, La Mala Rodríguez, etc.  Estos últimos entienden  como  él  su rol de expresión urbana pero lo asumen desde una perspectiva en la que su aporte, debido a la forma, no se pierde o se rechaza sino que genera adeptos.

Es la forma, lo que a Don Miguelo le desfavorece, aunque el hecho de colocarse en una polémica con Molina que ha dirigido a orquestas sinfónicas del mundo, y a eventos referentes como Pavarotti And Friends le pueda aportar “sonar” en la prensa local por un rato. Sin embargo, su abordaje le asigna un alto porcentaje de quitarle la razón en un pleito que él pudo ganar con una armadura diferente y con un lenguaje más propositivo y respetuoso.

Porque hasta pudo llamar al director clásico a unirse para gestionar un programa en el que sus compañeros y los que vienen detrás, puedan tener contacto con lo que hasta ahora, no han podido disfrutar.  Porque en el hijo de Papa Molina encontraría receptividad, un ejemplo de ello no es solo el arte popular que le viene en la genética de su madre, bailarina folklórica y de su padre, maestro de orquesta, sino de las iniciativas que tuvo en los inicios del primer gobierno de Leonel Fernández cuando llevó a El Capotillo la Orquesta Sinfónica Nacional.

Caso Únete y desnúdate

Suerte parecida pueden correr los activistas convocantes de una de las actividades de animación organizada para rechazar la medida de la Dirección General de Aduanas,  de colocar un arancel a las compras menores de 200 dólares por Internet, denominada Únete y desnúdate http://acento.com.do/2014/actualidad/8161370-jovenes-lanzan-campana-unete-y-desnudate-en-protesta-contra-impuesto-a-la-compra-por-internet/”.  Valerosa,  responsable con su rol de jóvenes,  emplazados  a disentir. Otros que tienen mucho de ganar por el rechazo provocado en la clase media-media-alta la medida fiscal, empero, para una sociedad eminentemente “conservadora” cuando le favorece serlo y con poses como la dominicana, esta forma de llamar a la atención no es asertiva.

Debido a las posiciones y al momento social por el que atraviesa RD, esta puesta en escena de una genuina y respaldada causa podría llamar más al morbo, caos y al escándalo, corriendo  el riesgo de quedar desacreditada. Con lo cual, este empaque afectará al fondo, y se podrían quitar la razón en lugar de ganarle al  voraz “fisco”.

Nunca está demás recordar:

-Para reaccionar o expresar  una posición acerca de un tema público es preferible buscar asesoría antes

-Piense antes de hablar

-Las posiciones, sobre todo si van a ser públicas y de carácter social,  deben responder a una  articulación y estructuración de argumentos para lograr un discurso impactante

-La reacción emocional no colabora con la persuasión y la generación de aliados

-Para ganar la razón se debe mantener la cabeza fría

-Los recursos de violencia verbal y agresividad solo logran perder la batalla

-Los movimientos y articulaciones sociales deben generarse bajo una estrategia, que haya definido previamente el impacto de las acciones y los efectos de implementarlas

– Que a veces, los recursos de expresión pueden generar tanto ruido que opaquen el contenido que se desea posicionar, y si eso pasa, se ha perdido el tiempo y la reputación en el intento

La violencia, el emplazamiento nunca serán los mejores instrumentos, en primer plano, para convencer acerca de la verdad que se desea mostrar.

Los problemas de comunicación le harán estar mal en el trabajo y con el amor

dreamstime_s_33766076

 “Como comunicador, me disgustan las barreras de la comunicación. El método de comunicación de una persona puede ser una barrera”, John Maxwell.

La responsabilidad de la efectividad en la comunicación es de los humanos involucrados.

Al parecer, los adelantos y novedades de la tecnología de las comunicaciones no han sido tan favorables a las relaciones personales como lo fueron los medios arcaicos de comunicación; esto se evidencia en los problemas para comunicarse que tienen las personas en los trabajos o los graves temas de incomunicación que se dan en las parejas o en personas que pudieron llegar a serlo.

 

Suena casi a yerro decir esto, cuando salta a la vista que en el área de negocios la tecnología de la comunicación ha aportado más recursos y más inmediatez, de lo cual se infiere que facilitan la comunicación entre dos seres humanos, pero no siempre.

En la era medieval, por ejemplo, comunicarse era más difícil pero más fácil a la vez. Ahora que se cuenta con herramientas modernas y aplicaciones de fácil manejo, que no representan cargo económico adicional, sin embargo, la gente confronta más situaciones para comunicarse correctamente. En el tiempo del medioevo si dos individuos necesitaban interactuar y que ese mensaje llegara a mayor brevedad que por vía de un emisario o de los medios de transporte, utilizaba una paloma mensajera o se trasladaba a pie, aunque esto implicara días y afrontar situaciones de clima adversas.

En tiempos modernos, al ubicarse por principios de siglo pasado, si un hombre quería manifestarle a una dama que deseaba empezar a intercambiar correspondencia con ella, buscaba todos los mecanismos. En la actualidad, una gran queja ante terapeutas y en los círculos familiares es que aún con todas las facilidades, las personas se comunican menos.

Al hablar al respecto con gente joven, uno de los lamentos de las féminas solteras es que no hay mecanismos para comunicarse con los hombres a quienes aparentemente les gustaría acercase o que se les acerquen. Aunque resulte sorprendente la pregunta. Se puede ver claro, ya no utilizan el cálido acercamiento ni el “papelito” como medio para entablar una comunicación, porque al parecer, a ambos sexos les dá vergüenza abordar al otro y pedir el número de celular, o que lo agregue a WhatsApp. Dice alguien que prefiere no revelar su nombre, “es que tenemos todo por donde comunicarnos, pero estamos aislados”.

Celeste Carreras, aporta su testimonio al contar: “Tengo el último Iphone, además de una Android que me asignó la empresa donde trabajo. No sé para qué me sirve tanto aparato, porque además poseo un IPAD y una laptop en mi casa. Los mismos medios tiene el joven que estoy conociendo, y qué les cuento, nos comunicamos menos que con mi primer novio en el año 2000”.

Este caso extrapolado a las empresas se puede ver retratado cuando al realizar alguna consultoría, en la fase de diagnóstico le preguntas a los supervisores, gerentes o cualquier colaborador que cuánto tiempo tiene sin verse cara a cara con otro par de cualquier área, y te responde “pero siempre hablo por correo, yo le respondo o le envío uno”. Y si salta la cuestionante, y buscas la retroalimentación, entendiendo que es saber si llegó o si entendió el mensaje?, puede ser aflorar una respuesta recurrente. “Yo no tengo tiempo para estar llamando, para eso existe el correo o el chat”.

 En ese sentido, ya en el año 1980, un autor de apellido Rogers recomendaba que para mejorar la comunicación entre pares “es imprescindible que existan unas relaciones interpersonales ágiles y cooperativas entre los miembros de la organización que les permita desarrollar confianza entre ellos, comunicarse de forma eficaz y generar cooperación”.

Las herramientas modernas han venido a impactar positivamente como medio, y a la vez, si se abusa de ellas, contribuyen en quitar la calidez y la facilidad de identificación de códigos para una comunicación efectiva entre los recursos, lo cual, se va a manifestar en la consecución de los logros y en el aumento o reducción de los márgenes de error”.

Entonces, la culpa es de esos medios fríos y tecnológicos? No. la responsabilidad de la efectividad en la comunicación es de los humanos involucrados. Al respecto, agrega valor decir que para los occidentales, la responsabilidad de verificar si el mensaje llegó o si fue interpretado correctamente es del emisor (retroalimentación o feedback).

No se descubre el agua congelada al decir que debe ser tarea de cada ser humano hacer un proceso de observación e introspección y verificar si está comunicándose o alejándose de otros individuos, lo mismo que ver el impacto negativo que está teniendo en su vida personal, que de seguro, se traspasará a la laboral y de negocios.

En materia de desempeño siempre será desastroso para un recurso poseer en rojo las competencias de comunicación. Hoy, éstas se les ponderan a todos, sin excepción. Los grados varían dependiendo del nivel de responsabilidad que se tenga en la estructura, pero siempre el empleado deberá sacar “”buenas notas en ellas”.

El colaborador que no se preocupa por mejorar sus dificultades de comunicación verá esto traducido en impacto negativo en el desempeño, un nivel de apreciación no deseado de parte de sus supervisores, mal relacionamiento con los demás integrantes del equipo, y al final, mala proyección de su imagen personal y baja valoración para ascensos y puestos de alto liderazgo.

Hay un buen ejercicio para determinar lo bien o lo mal que se comunica una persona, pero requiere de un esfuerzo de humildad y valentía para poder afrontar los resultados y trabajar sinceramente en los puntos de mejora que arroje.

Tome lápiz y papel. Se trata de hacer una encuesta básica, con respuesta anónima, entre el equipo de trabajo al que pertenece y realizarles preguntas como éstas:

1-     Cómo valoras mi comunicación contigo (positiva o negativa)

2-     Utilizo varios medios para comunicarme contigo

3-     Consideras que me preocupo por pedir retroalimentación

4-     He incorporado sugerencias que me hayas hecho en un trabajo de equipo

5-     Si me has observado, tiendo a aislarme o me integro a todas las actividades que se desarrollan en equipo

6-     Entiendes que prefiero trabajar solo o que busco hacerlo en equipo

7-     Si hay un mal entendido en la comunicación, has notado que busco esclarecerlo y solucionar el conflicto

8-     Has notado signos de molestia en mi lenguaje corporal cuando me hacen alguna crítica

9-     Propicio que los demás aporten sus ideas cuando realizamos asignaciones en equipo

10-En definitiva, como evalúas mi comunicación, del 1 al 10, donde diez es la ponderación más alta.

Cuando haya sumado las respuestas y sacado las ponderaciones, podrás verificar si algo anda mal, y de ser así es el momento de empezar generar a cambios. Si por eso una de las competencias blandas más admiradas en los recursos humanos es la “Apertura al cambio”, para incorporar las nuevas y mejores prácticas que le harán ser diferente y ascender a un punto mejor a nivel personal, laboral, en fín, integral.

Noticia de primera plana, se casan la Comunicación y el Liderazgo

vectorstock_1887554

 

En los corrillos de gerencia y en las revistas de negocios todo el mundo se pregunta cómo se conocieron, que si salían como pareja cuando decían que eran amigos o, que si el amor se fue cultivando con el roce y con el tiempo. Lo que sí es cierto, es que todos los expertos en ambos temas apuestan a una relación de crecimiento de los indicadores de los dos y, a resultados de números positivos, sin que la muerte los separe.

Desde Jesucristo, pasando por historias de profetas como Juan, el Bautista, que si Abraham Lincoln, Nelson Mandela, Ernesto Che Guevara, todos sabían que estos dos, liderazgo y comunicación eran la media naranja uno del otro, y que si los separaban no se hubiera dado el elemento que los ayudaba a ellos y que en la actualidad es el brazo fuerte de la gestión del negocio, la comunicación efectiva.

Esta pareja, conformada por el Sr Líder, que es ese inspirador y motivador, perfil del que lucha con pasión por una visión, que tiene modelaje correcto de manera espontánea, manejando bien la comunicación, con el mensaje enfocado claro y precisamente para que su gente haga, se desarrolle y crezca para que pueda, incluso, sustituirlo al transcurrir el tiempo. Entonces, la Sra Comunicación, es su complemento, es el brazo fuerte, ella conduce el mensaje, el modelaje y transmite las aspiraciones del líder que se traducen en indicadores de resultados o tangibles del desempeño, que por más filosóficos que parezcan, son los que “unidos en una sola carne”, construyen y fortalecen la cultura de gran familia que debe reinar en una empresa que desea ser líder en el mercado.

El punto es que se sepa que las organizaciones no deben asumir el uno sin el otro, porque la gestión y la implementación de la comunicación efectiva, que es una responsabilidad de todos los supervisores, solo se podrá efectuar con unos directivos con conciencia de que debe existir tanto en la comunicación como en estilo de liderazgo modelados, preponderancia de apertura y democracia.

Si el líder no tiene esa vocación que señala el coachig de ser guía y casi mentor, no se logrará el objetivo. Porque ambos surten efecto, implementándolos, haciendo, ya lo refiere Marshall Goldsmith, director de Keilty, Goldsmith & Company (KCG) cuando indica que el líder “ayuda a aclarar estos criterios, proporciona feedback objetivo sobre la situación real del sujeto y lo impulsa con su apoyo personal”.

Empero, no podrá ser aceptado el matrimonio y no pasarán de noviazgo si la alianza no está en la cabeza del líder mayor, el hombre o mujer que dirige la visión de la empresa; sin su consentimiento y bendición, no habrá matrimonio a pesar de que el Dircom o el gerente de gestión del talento humano se esfuercen en venderlo o hasta logren recursos para desarrollarlos.

La implementación de ambos es una filosofía, que contrario a como se utiliza en el área de los negocios, no es nada abstracta, es tangible, es la que motoriza los elementos que llevan a los colaboradores a transpirar la cultura organizacional, a fidelizarse, a dar el extra y a desarrollar un modelo permanente de excelencia en los resultados de gestión.

El desarrollo de la comunicación y liderazgo debe ir acompañado de “indicadores”, palabra mágica y poderosa que le habla a los directivos del retorno de la inversión. Es por eso que podemos agenciar el respaldo gerencial utilizando a la señora creatividad. Hay diferentes modelos que expresan en números los aportes que ambos le dan a la gestión en calidad. Por ejemplo, medir los niveles de información de los empleados a partir de ambos conceptos implementados. Igual se puede hacer un análisis en cuanto a la efectividad del logro en los resultados antes de aplicar y desarrollar estos modelos, versus los obtenidos luego de aplicados.

Cada líder elaborará la manera de medir y demostrar. Para proporcionarles un ejemplo experimentado, Alberto Conde Mellado, escritor de emprendedurismo sugiere en su blog http://albertocondemellado.com/2010/09/01/midiendo-el-liderazgo/ tres indicadores para contabilizar que son cantidad, personalización y calidad del liderazgo.

Pero volviendo a la teoría, Stephen Covey en su libro El liderazgo centrado en principios; Kent Blanchard con su Liderazgo al más alto nivel; Eric de la Parra, en Despierta tu Excelencia, Carlos Yunén (http://carlosyunen.blogspot.com), todos concuerdan en algún lugar de sus escritos en que comunicación y liderazgo guardan una estrecha relación para la obtención de los resultados. Estos serán los hijos de este matrimonio.

 

 

Quiere ser un artista del hablar, prepárese a labrar

Hablar por más que parezca una habilidad común a la mayoría de los mortales, trasciende la mera práctica, es un arte a cultivar.

Oratoria

Se forja como una pieza de barro con una arcilla básica, se va trabajando con paciencia y dedicación, se le da forma y luego se lleva al horno, que metafóricamente para este escenario, será una presentación, alocución o intervención ante una audiencia.

Póngale atención a esta habilidad o competencia. En casi todos los perfiles de técnicos, supervisores y directivos de las empresas se la examinan directa e indirectamente, por lo tanto, no acuda a reprobar un examen si puede obtener buenas calificaciones.

Por favor, si está decidido a mejorar tiene que hacer el primer ejercicio con el órgano más determinante para ello que es el cerebro. Por mucho tiempo ha tenido un programa o un chip, que por causas que recuerda o no, le han llevado a tener miedo o en grado extremo, pánico a articular palabras o dirigirse a un público.

Sé que no es fácil, por eso le tomo de la mano, le convido a sentarse relajadamente y, a acompañarme a seguir estas sugerencias para que juntos superemos esa situación, que no es más difícil que aprender a conducir o montar en bicicleta. Recuerde, todos tenemos temores, sólo que algunos los logran superar y otros no.

Lo primero que debe trabajar es la boca. Sí, no se sorprenda. En ella debe esforzarse en relajar los músculos haciendo círculos hacia los lados, tratando de que hasta la mandíbula proporcione la apertura que le llevará a articular correcta y fonéticamente las palabras. Que las dibuje como si fuera con un lápiz.

Beba agua y luego tome aire, inhale y exhale, tomando suficiente hasta llevarlo al diafragma para que le permita leer un párrafo, una carta o un discurso con las debidas pausas, modulación, ritmo y entonación que necesitarán las construcciones, sino se quedará en el camino y ésto incrementará errores, y por ende, sus niveles de inseguridad.

Váyase frente al espejo, saque a su hermanita o hermanito del cuarto y hasta al perro. En primer instancia haga los ejercicios de relajación básicos solo, luego, cuando necesite retroalimentación, entonces incorpore a un nuevo actor al escenario.

  • Primero debe escribir lo que va a decir, aunque su aspiración sea aprender a improvisar, no crea que va a caminar antes de gatear. Será muy parecido al proceso de caminar, dando pasitos.

No se confíe de que se sabe las líneas, si todavía se pone nervioso, lea. Vaya por cada línea con elegancia y pausa, como si bailara un vals o un bolero. No se acelere, todos van a esperar por usted, a su ritmo, haga la alocución. Tampoco la articule tan lenta que todos se duerman. Mire el caso del discurso de Barak Obama al interpretar su arenga de campaña, “Yes we can”.

  • Sea preciso. En primer instancia, no se deje seducir por el mundo de las palabras extravagantes, como está aprendiendo, utilice las que comunican de manera llana un significado.
  • Exprésese con claridad. Evite el lenguaje que lo enrede, que tiene oraciones y frases muy largas, con párrafos muy extensos y difíciles de leer. Trate de que los incidentales no sean los reyes de la construcción.
  • Aplique connotaciones. Para que imprima emoción a las palabras, sin pasión serán un montón de vocales y consonantes sin nada de gracia, ni de energía.
  • Póngale sazón y ritmo. Cómo así? Debe leer con los sonidos apropiados, que les proporcionan los signos de acentuación. Déjese guiar por ellos, y entone bien esas vocales y consonantes, no las altere, no las corte, no las cambie.
  • Hable con intensidad. Por más que lo esté matando el miedo, abra la boca y déjese llevar por la dulzura de las palabras, ellas como si fueran hadas, lo conducirán al mejor lugar.
  • Diga las cosas de manera apropiada. Ubíquese en el contexto de su audiencia y hágase más fácil el primer momento de conectar, utilizando jerga, vocabulario o argot con los que se identifique su escenario.

Luego de que haga esto, le recomiendo de todo corazón, que no se quede en lo empírico. Acuda al desarrollo de habilidades de manera formal, la técnica, rigurosidad y perfeccionamiento se adquieren estudiando con personal preparado, y luego, me cuenta.